Yeso agricola

Yeso agricola - en san luis potosi mexico

El yeso agrícola es un mineral que ha sido utilizado por los agricultores desde hace mucho tiempo. Se aplicó ampliamente como fertilizante en Europa en el siglo XVIII, incluso los griegos y los romanos lo utilizaron. Más recientemente, el yeso se ha convertido en una enmienda del suelo que ha demostrado ser capaz de recuperar suelos sódicos degradados y mejorar varias propiedades físicas del suelo.

El yeso agrícola (sulfato de calcio) es un excelente mejorador de las propiedades físicas y químicas del suelo Yeso agrícola como fuente de calcio y azufre. El Calcio es un nutriente que tiene movilidad limitada dentro de la planta, por lo que debe estar constantemente disponible para las raíces para tener un adecuado abasto, la planta no removiliza calcio a los sitios de mayor demanda, esto es a menudo crítico en el periodo de fructificación

Yeso agricola

Sus beneficios en suelos ácidos Es bien conocido que la acidez del suelo tiene efectos perjudiciales en el crecimiento de las plantas, en specific los altos niveles de aluminio intercambiable (Al3+) que incrementan cuando el pH del suelo disminuye. La acidez del subsuelo impide que las raíces exploten los nutrientes y agua en los horizontes del subsuelo. Comúnmente la acidez se corrige con la incorporación de cal agrícola, la cual actúa principalmente en la zona de incorporación, mientras que las aplicaciones de yeso en la superficie del suelo pueden afectar las propiedades físicas y químicas del suelo en la profundidad gracias a su mayor solubilidad.

La razón más común de uso del yeso es para la rehabilitación de suelos sódicos. La base para esto es que el yeso proporciona Ca que puede intercambiarse con Na, conduciendo así a la floculación de las partículas del suelo. Esto promueve un mejor desarrollo de la estructura general de estos suelos altamente dispersos, de modo que se promueva la infiltración y percolación de agua a través del perfil del suelo. El sodio es un elemento nocivo para el suelo, el cual afecta sus propiedades físicas, pues provoca la defloculación de las arcillas y el colapso de los agregados. Esto conduce a la compactación del suelo, a la pérdida de infiltración de agua y a severas limitaciones en la conducción vertical de gases.

En estas condiciones se afecta una de las propiedades físicas más importantes del suelo: la velocidad de difusión